ahorrar energia cocina

El ahorro de energía también es posible en una cocina. Te damos una serie de sugerencias para que alcances la eficiencia energética en este espacio de tu vivienda.

El suministro eléctrico de tu vivienda

Si te has mudado a una vivienda en la que el suministro de luz está dado de baja, deberás hacer los trámites necesarios para darlo de alta. Para hacer dicha gestión, en el caso que vivas en Ourense, puedes contactar a través del teléfono gratuito de Endesa en Ourense. De esta manera, puedes solicitar toda la información que necesites sobre el alta de la electricidad en tu vivienda.

Otra opción que tienes para dar de alta la luz en tu hogar, es acudir a una oficina de Iberdrola Ourense. La puedes localizar accediendo a su página web. Asimismo, acudiendo a una oficina podrás realizar todos los trámites que necesites gestionar relacionados con tu suministro de luz, no solo el alta. También es posible gestionar las averías que tengas en tu vivienda.

Consejos para lograr el ahorro energético en tu cocina

El ahorro energético en una cocina no es difícil de conseguir. Te contamos cómo conseguirlo gracias a una serie de tips.

 

  • Electrodomésticos con la etiqueta de certificación energética A+++. Son los electrodomésticos que menos consumen, aunque requieran de una inversión considerable para adquirirlos. Se trata de un tipo de aparatos eléctricos situados en lo alto de la escala de certificación energética.
  • Focos y lámparas con bombillas de LED. Son las bombillas que menor consumo energético realizan, según lo establece este artículo.
  • Placas de inducción. Se recomienda usarlas porque son ideales para cocinar. Y a diferencia de la vitrocerámica, consume un veinte por ciento menos de energía.
  • Lavadora. En el caso de tener este electrodoméstico en tu cocina, te aconsejamos que en el momento de hacer la colada, si no tienes suficientes prendas como para llenar la lavadora, uses programas de media carga y a baja temperatura (inferior a 40ºC).
  • Mantener el frigorífico a una buena temperatura. La temperatura ideal a la que debe estar programado un frigorífico es de 3 a 5 grados centígrados. Así los alimentos que contenga se mantendrán en buen estado. También es importante no introducir alimentos calientes, porque aumentaría el consumo de energía.
  • Optimizar el uso del horno. En el caso que se cocine algo en el interior del horno de tu cocina, es importante tener en cuenta el número de veces que se abre y se cierra. Con este gesto se producen pérdidas de energía.

 

Con la aplicación de estas medidas que te sugerimos será más fácil alcanzar un mejor ahorro tanto de energía como económico. De esta forma, recibirás facturas de electricidad con un importe menor. Te animamos a que lleves a cabo nuestros consejos puesto que gracias a ellos, tu cocina mejorará en eficiencia energética.

¡Valora este post!